Ramon Lopez Velarde

Fabula Distica

 Next Poem          

A Tórtola Valencia

No merecías las loas vulgares
que te han escrito los peninsulares.

Acreedora de prosas cual doblones
y del patricio verso de Lugones.

En el morado foro episcopal
eres el Arbol del bien y del mal.

Piensan las señoritas al mirarte:
con virtud no se va a ninguna parte

Monseñor, encargado de la Mitra,
apostató con la Danza de Anitra.

Foscos milites revolucionarios
truecan espadas por escapularios,

aletargándose en la melodía
de tu imperecedera teogonía.

Tu filarmónico Danubio baña
el colgante jardín de la patraña.

La estolidez enreda sus hablillas
cabe tus pitagóricas rodillas.

En el horror voluble del incienso
se momifica tu rostro suspenso,

Mas de la momio empieza a transcender
sanguinolento aviso de mujer.

Y vives la única vida segura:
La de Eva montada en la razón pura.

Tu rotación de ménade aniquila
la zurda ciencia, que cabe en tu axila.

En la honda noche del enigma ingrato
se enciende, como un iris, tu boato.

Te riegas cálida, como los vinos,
sobre los extraviados peregrinos.

La pobre carne, frente a ti, se alza
como brincó de los dedos divinos:
religiosa, frenética y descalza.

Next Poem 

 Back to
Ramon Lopez Velarde